De elegir llevar a cabo el proceso de tratamiento con implantes de forma 100 % digital, el Flujo Digital Ziacom comprende todas las fases, lo que incluye la cirugía guiada, una parte esencial del proceso digital ya no solo por ser la culminación de este, sino porque influye directamente en el grado de bienestar del paciente y dota de precisión a todo el tratamiento.

Con Ziacom 3D, nuestro software específico para cirugía guiada, el cirujano recibe una guía quirúrgica con instrucciones exactas para la colocación de los implantes dentales durante la cirugía, así como para el fresado, proceso que también está planificado y guiado. 

Esta guía indica al profesional cuál es el lugar exacto de la arcada en el que colocar el implante, y le ayuda a planificar previamente la intervención, por lo que puede anticiparse a posibles problemas y elaborar soluciones a medida para solventarlos.

Cirugía guiada paso a paso

La combinación de herramientas, conocimientos y técnicas digitales nos ha permitido crear un flujo digital completo y absolutamente eficiente para su aplicación en los tratamientos digitales con implantes.

Gracias a un escáner intraoral de última generación como los de Carestream, se obtienen imágenes tridimensionales de la boca del paciente con las que, mediante el uso del software Ziacor CAD-CAM, el implantólogo crea un modelo 3D a través del cual realiza el estudio del caso clínico que le permite planificar el procedimiento adecuado antes de llevarlo a cabo. 

De esta forma, el profesional puede, además, optimizar el espacio disponible y evitar recurrir a injertos o técnicas más complejas que podrían impedir la correcta evolución del tratamiento.

Las ventajas de la cirugía guiada

Comparada con la cirugía convencional, la guiada por ordenador convierte la intervención quirúrgica en un proceso mucho más predecible, eficaz y seguro, tanto para el paciente como para el profesional. 

Entre sus principales ventajas destacan:

  • Mayor precisión. La planificación y simulación previas y la guía de intervención convierten la cirugía en un proceso predecible y que garantiza excelentes resultados para el paciente: una mayor planificación siempre implica menos riesgos.
  • Mínimamente invasiva. La férula empleada durante la cirugía indica exactamente hasta dónde debe llegar el fresado, así como su inclinación. Esta técnica permite evitar tener que abrir el colgajo para la posterior colocación del implante, de forma que se reduce el tiempo de cicatrización en comparación con lo que sucede en cirugías a colgajo, donde los tiempos de posoperatorio son más extensos.
  • Posoperatorio más llevadero. Al no ser necesario abrir colgajo, se evitan los puntos de sutura. Gracias a esto, la inflamación es menor, lo que a su vez disminuye el riesgo de infección y el dolor.
  • Intervenciones más cortas. Con la cirugía guiada, el tiempo de intervención puede disminuir hasta en un 70 %. Gracias a la guía quirúrgica, el implantólogo sabe en todo momento dónde y cómo colocar el implante, así como dónde y hasta dónde fresar. Además, dispone de todo el instrumental planificado y preparado.
  • Carga inmediata. El proceso de cirugía guiada permite la carga inmediata de la prótesis en un mismo acto quirúrgico, lo que se traduce tanto en reducción de citas en clínica como en bienestar para el paciente, que recupera sus dientes en un solo día.

También te puede interesar

Tecnología CAD-CAM: optimización de procesos, tiempos y resultados
Flujo digital completo: tecnología e innovación a tu alcance